El mejor momento para visitar a tu dentista es cuando no tienes ninguna molestia. Una revisión cada doce meses nos permite detectar patologías en la salud de tu boca que podemos prevenir y tratar evitando que lleguen a convertirse en problemas más graves que requieran intervenciones complejas y costosas.