Alternativas a los implantes dentales cigomáticos

Categoría/s: Implantología, Rehabilitación oral, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34
implantes dentales cigomáticos

Los implantes dentales son uno de los tratamientos más recomendados ante la pérdida de dientes por su funcionalidad y garantías a largo plazo. No obstante, no todos los pacientes tienen suficiente hueso dental para colocarlos. En estos casos, habrás escuchado hablar sobre los implantes dentales cigomáticos. ¿Pero son estos la única alternativa?

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

Todo lo que necesitas saber sobre los implantes dentales cigomáticos:

  1. ¿QUÉ SON LOS IMPLANTES DENTALES CIGOMÁTICOS?
  2. ¿CUÁNDO SE USAN ESTOS IMPLANTES DENTALES?
  3. ¿EN QUÉ SE DIFERENCIA ESTA TÉCNICA DE IMPLANTOLOGÍA?
  4. ¿QUÉ COMPLICACIONES TIENEN LOS IMPLANTES CIGOMÁTICOS?
  5. ¿EXITEN ALTERNATIVAS A LOS IMPLANTES CIGOMÁTICOS?

1. ¿Qué son los implantes dentales cigomáticos?

Los implantes cigomáticos (también conocidos como zigomáticos) son implantes dentales que tienen el objetivo de sustituir la raíz del diente en aquellos pacientes que sufren de pérdida ósea. Es una solución que permite la colocación de prótesis para solventar el problema de la pérdida de piezas dentales superiores, recuperando no sólo la estética de la sonrisa, sino también la funcionalidad de la masticación y la articulación de sonidos.

No obstante, a diferencia de un implante convencional que se pueda colocar sobre el maxilar superior, los implantes cigomáticos se anclan en diagonal en el “arco” óseo de las mejillas, es decir, en el hueso cigomático o malar que aporta una gran estabilidad, resistiendo la fuerza que genera la masticación.

En este caso, los implantes que también se fabrican de titanio (un material biocompatible que permite la osteointegración o unión sólida entre implante y hueso maxilar) deben ser más largos (entre 35 y 55 mm) que los implantes dentales habituales (hasta 18 mm como máximo) y sólo se recomiendan en casos concretos:

2. ¿Cuándo se usan estos implantes dentales?

Los implantes zigomáticos sólo son recomendables como tratamiento para aquellos pacientes sin calidad ni cantidad de masa ósea superior, es decir, sin hueso maxilar suficiente para la colocación de implantes dentales convencionales.

En general, estos implantes son un tratamiento que únicamente se propondría a aquellas personas que sufren de una pérdida de hueso extrema en el maxilar superior, un problema que también conocemos como reabsorción ósea.

Esta reabsorción de hueso maxilar sucede cuando el hueso que reviste la cuenca superior donde se ubican las raíces de los dientes no recibe ningún estímulo de las piezas dentales originales y comienza a perder altura y grosor.

Esto puede deberse también a la enfermedad periodontal o periodontitis que, de no tratarse, afecta gravemente a las encías y puede comprometer toda la dentadura. Por otro lado, la edad del paciente también puede ser otro factor que afecte al deterioro del hueso maxilar.

Así pues, aunque no es el tratamiento más habitual, en los casos en los que existe una reabsorción ósea severa en el maxilar superior, es posible que el especialista implantólogo recomiende este tipo de implante tras haber realizado las pruebas pertinentes y descartado otros tratamientos que también comentaremos.

3. ¿En qué se diferencia esta técnica de implantología?

Hoy son muchos los pacientes que eligen la implantología dental como tratamiento para solventar problemas, como los funcionales y estéticos, que conlleva la pérdida de piezas dentales, ya que se trata de una solución segura y, especialmente, duradera.

Esto es así porque los tornillos que insertamos en el maxilar para sustituir la raíz del diente son excelentes para proveer una correcta sujeción a la prótesis dental, tanto en casos en los que únicamente se ha perdido un diente, como en casos en los que se realiza una rehabilitación oral completa.

Ebook

EBOOK

EL TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN ORAL

La solución de problemas bucodentales hasta en los casos más complejos.

Ebook

EBOOK

No obstante, como hemos comentado hay pacientes que previamente han sufrido una pérdida ósea que imposibilita la colocación directa de implantes dentales convencionales. Pacientes para los que una de las alternativas es la colocación de implantes dentales cigomáticos.

Para realizar esta cirugía sería necesaria la aplicación de anestesia local, general o sedación. El equipo que procedería con este tratamiento, estaría formado por un cirujano maxilofacial, un rehabilitador oral o implantólogo y un anestesista.

El especialista procedería colocando dos implantes cigomáticos combinados con dos, o bien, cuatro implantes convencionales a lo que conocemos como cigoma híbrido. O, por otro lado, se podría proceder con la colocación de cuatro de estos implantes en el hueso cigomático, a lo que llamamos cigoma duplo.

Los implantes cigomáticos posibilitan la colocación de prótesis inmediatamente después de la cirugía, de forma que el paciente podría obtener una nueva dentadura fija el mismo día de la intervención. No obstante, generalmente se coloca una prótesis provisional hasta que la encía y los tejidos óseos hayan cicatrizado adecuadamente.

Si bien esta técnica de implantología tiene una gran tasa de éxito a largo plazo, cabe mencionar que no está exenta de complicaciones y que el profesional debe valorar si existen otras alternativas a la colocación de implantes dentales cigomáticos.

4. ¿Qué complicaciones tienen los implantes cigomáticos?

Para empezar, cabe destacar que la técnica de colocación es compleja ya que el implante se ubica a poca distancia de la órbita del ojo, una estructura anatómica delicada, por lo que requiere de especialistas altamente experimentados. Y además de que este procedimiento es más invasivo, es necesaria la colocación de más implantes.

El posoperatorio suele ser más incómodo en comparación a los implantes dentales convencionales y es incluso posible que el paciente presente algún tipo de dificultad para hablar inmediatamente después de la colocación de la prótesis a causa del proceso de cicatrización, pero también debido al uso de una prótesis híbrida si es el caso.

Por otro lado, estos implantes no están indicados para aquellos pacientes que sufren de enfermedades sistémicas no controladas, o bien, que son personas fumadoras o alcohólicas, ya que esto podría afectar al éxito del tratamiento y la osteointegración.

En términos generales, debido a la complejidad y complicaciones que puede originar, este tratamiento suele reservarse a aquellos pacientes que necesitan una rehabilitación completa de la arcada superior, especialmente si han sufrido una pérdida de hueso maxilar extrema.

Un caso concreto podría ser aquella persona mayor que lleva muchos años sin piezas dentales y que ha usado por mucho tiempo prótesis removibles sin posibilidad de acceder a tratamientos alternativos más habituales, como son los siguientes:

5. ¿Existen alternativas a los implantes cigomáticos?

Para posibilitar la colocación de implantes dentales convencionales a aquellos pacientes con pérdida de masa ósea maxilar, existen dos tratamientos previos que podemos realizar en función de las necesidades del paciente:

La elevación de seno maxilar.

Por un lado, la elevación de seno maxilar es una técnica quirúrgica que permite aumentar de forma vertical la cantidad de masa ósea disponible para realizar la colocación de un implante convencional. Mas concretamente, la elevación de seno maxilar es un tratamiento predecible y seguro que permite aumentar la cantidad de hueso disponible en la cavidad paranasal, es decir, en la zona posterior del maxilar superior, que es donde se localizan los senos nasales.

El injerto de hueso.

Finalmente, por otro lado, el injerto de hueso es una técnica que busca mejorar previamente la calidad del hueso maxilar, mediante la colocación de injerto óseo. Este tratamiento se realiza con materiales de rellenos óseos que pueden ser de origen animal o sintéticos y que consiguen aumentar la cantidad de hueso maxilar necesario para realizar la colocación de un implante dental convencional, restableciendo las funciones estética y masticatoria del paciente.

Categoría/s: Implantología, Rehabilitación oral, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34