Causas y prevención de la pérdida de dientes

Categoría/s: Implantología, Miedo al dentista, Rehabilitación oral, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34
pérdida de dientes

El endentulismo o pérdida dental, si bien es un problema que suele suceder especialmente entre los pacientes de edad avanzada, podría ocurrir en cualquier etapa de la vida de una persona. Por ello, es fundamental conocer qué enfermedades dentales causan la pérdida de las piezas con el fin de prevenir su caída y mantener una dentadura sana.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

¿Qué debes saber para evitar la pérdida de dientes?

  1. CAUSAS DE LA PÉRDIDA DE PIEZAS DENTALES
  2. MÉTODOS PARA PREVENIR LA CAÍDA DE DIENTES
  3. CONSECUENCIAS DE LA PÉRDIDA DE DIENTES

1. Causas de la pérdida de piezas dentales.

Como seguramente ya sabías, la pérdida de dientes no sólo afecta a la sonrisa, es decir, no sólo es un problema estético, sino que también acarrea problemas funcionales como hablaremos más adelante.

No obstante, todavía hoy son muchos los pacientes que, ya sea por miedo u otras razones, no acuden al dentista con regularidad y no llevan a cabo un control odontológico profesional que les permita conocer si existen problemas bucodentales. Y es que estas enfermedades sin tratar son las principales causantes de la pérdida dental, enfermedades como:

1.1. La periodontitis.

Esta enfermedad periodontal, también conocida como piorrea, se trata de una enfermedad de las encías habitual que, a día de hoy, es la primera causa de pérdida dental en la población adulta. La periodontitis se trata de una infección grave que afecta a las encías, un tejido que actúa como soporte y que, sin tratamiento, puede generar la destrucción del hueso que sirve como anclaje de la pieza dental, causando su movilidad y posterior caída.

La periodontitis causada por la acumulación de bacterias, suele identificarse, a excepción de las personas fumadores que no suelen padecer síntomas, con la inflamación de las encías, el sangrado, el mal sabor de boca e, incluso, la halitosis. No obstante, es una enfermedad que no causar dolor por lo que muchas personas llegan ignorar la aparición de sus síntomas, lo que provoca el avance de la enfermedad y la pérdida de piezas dentales.

1.2. La caries.

Esta otra infección, que se debe también a la acumulación de bacterias, ataca a las piezas dentales destruyéndolas poco a poco. Generalmente pueden detectarse pequeños orificios en la superficie del diente que nos indican que existe este problema. No obstante, no todas las caries se detectan con facilidad y, de no tratarse a tiempo, pueden llegar a producir infecciones más severas, alcanzando la estructura interna del diente, es decir, la pulpa dentaria.

Cuando la infección llega a esta pulpa dentaria que contiene el nervio del diente, el paciente puede comenzar a sentir un mayor dolor en la zona. En este caso, lo más preocupante es que de no tratarse de forma prematura, el especialista pueda recomendar la extracción del diente a causa de la caries. Por esta razón, es importante realizar revisiones que anticipen este resultado.

1.3. Los traumatismos.

Los golpes provocados por la práctica de deportes, las caídas, los choques fortuitos o los accidentes viales entre otros pueden llegar a ser causa de pérdida dental. Y es que algunos traumatismos o fracturas dentarias, especialmente aquellas que afectan a la raíz, pueden provocar que la reconstrucción del diente no sea una opción, causando así la pérdida del mismo.

Por esta razón, es fundamental acudir al dentista inmediatamente después de haber sufrido un fuerte golpe en la boca, ya que sólo de esta forma, el especialista podría hacer una valoración del daño dental sufrido y dar una pronta solución para que el paciente pueda evitar perder la pieza.

1.4. El bruxismo.

También conocido como rechinamiento o apretamiento dental, el bruxismo es un acto involuntario que hace que el paciente rechine o apriete los dientes produciendo, por un lado, un gran desgaste y, por otro, una gran presión. Este problema, entre otras consecuencias, puede llegar producir la pérdida de piezas dentales.

En la mayoría de los casos es el paciente quien es consciente de apretar o rechinar los dientes, y hay que estar atento a estos síntomas para actuar con prontitud. La causa principal del bruxismo es el estrés y/o la ansiedad por lo que su tratamiento puede tener varios abordajes. En el caso odontológico es posible usar férulas de descarga con las que evitar la maloclusión, los dolores de cabeza o faciales.

1.5. El desgaste dental.

Si bien es normal que con el paso del tiempo el esmalte dental se vaya desgastando, existen problemas bucodentales además del bruxismo, como la maloclusión dental (una incorrecta mordida que afecta a la estructura de la boca), que pueden generar un desgaste severo que afecte también al interior del diente, un daño que puede llegar a causar la proliferación de caries y pérdida dental.

Del mismo modo, la práctica de un mal cepillado también puede provocar retracciones severas en las encías o abrasión dental. En definitiva, sufrir una pérdida de grosor en la capa de esmalte dental no sólo afecta de forma directa a la estética de la sonrisa, sino que puede incentivar la aparición de otros problemas que causan pérdida dental.

1.6. Otros problemas.

En menor medida, pero también fundamental tener en cuenta, existe otros problemas como la diabetes, la presión arterial alta o la artritis reumatoidea que también pueden favorecer la aparición de problemas bucodentales que lleguen a generar pérdida dental. Por otro lado, y no menos importante, cabe destacar que las personas fumadoras suelen ser más propensas a desarrollar enfermedades que generar la caída de los dientes.

2. Métodos para prevenir la caída de los dientes.

Si bien en algunos casos la pérdida dental puede ser difícil de prevenir como por ejemplo con enfermedades crónicas e incluso ante los traumatismos fortuitos, sí que se puede llevar a cabo unas prácticas para prevenirla cuando su origen tienen que ver con enfermedades relacionadas con infecciones dentales y que empiezan por:

2.1. Realizar una buena higiene bucodental.

Como hemos comentado, las enfermedades infecciosas que generan pérdida dental (caries y periodontitis) están directamente relacionadas con la acumulación de bacterias o biofilm entre encías y dientes. Una correcta higiene después de cada comida, además de implicar el uso de un cepillo de dientes, también supone el uso de hilo dental.

2.2. Hacer visitas periódicas al dentista.

Por un lado, es importante realizar revisiones periódicas donde el especialista pueda detectar la presencia de algún problema bucodental a tiempo, de forma que se trate esta patología para evitar perder piezas dentales. Por otro, es fundamental realizar limpiezas profesionales que eviten la acumulación de placa bacteriana en zonas donde la limpieza personal no es suficiente.

2.3. Llevar un estilo de vida sano y equilibrado.

La alimentación adecuada, rica en vitamina D, calcio y minerales es también un punto clave a la hora de prevenir la caída de los dientes. Por otro lado, las bebidas azucaradas y el alcohol son especialmente dañinos para la salud bucodental. Asimismo, hay que evitar malos hábitos como morder objetos y, especialmente, fumar. Además, es importante la práctica de un deporte seguro y la estabilización de los niveles de estrés.

3. Consecuencias de la pérdida dental.

Como habíamos anticipado, además de los problemas estéticos que genera la pérdida de piezas dentales, también existen una serie de problemas funcionales que deben tenerse en cuenta, como son las dificultades en la masticación en la producción de sonidos a la hora de hablar. Además, a largo plazo, la pérdida dental puede provocar la reducción de la masa ósea que impida la aplicación de tratamientos adecuados para recuperar la sonrisa y la funcionalidad.

Por ello, ante la pérdida de piezas dentales, además de dar solución a las causas que lo provocaron, también recomendamos llevar a cabo un tratamiento con implantes dentales que son, al fin y al cabo, la mejor opción para reemplazar el diente de forma duradera, aún en casos más complejos donde sea necesario realizar una rehabilitación oral completa, de la que puedes conocer más aquí:

Ebook

EBOOK

EL TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN ORAL

La solución de problemas bucodentales hasta en los casos más complejos.

Ebook

EBOOK

Categoría/s: Implantología, Miedo al dentista, Rehabilitación oral, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34