¿Cuándo se caen los dientes de leche?

Categoría/s: Odontología infantil

cuando-se-caen-los-dientes-de-leche

Aunque el cambio de dientes se produce entre los 5 y los 12 años, es recomendable acudir al dentista desde el momento en que erupciona el primer diente de leche, entre los 6 meses y el primer año.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

El desarrollo de la caída de los dientes temporales

1. ¿A QUÉ EDAD SE EMPIEZAN A CAER LOS DIENTES DE LECHE?
2. ¿EN QUÉ ORDEN SE CAEN?
3. CEPILLADO Y CUIDADO DE LOS DIENTES DE LECHE
4. PROBLEMAS EN LA PÉRDIDA DE DIENTES TEMPORALES

1. ¿A qué edad se empiezan a caer los dientes de leche?

Por regla general, los niños completan su primera dentición (sus primeros 20 dientes) al cumplir los 3 años, y hasta los 5 años no se empiezan a sustituir los dientes de leche o temporales por los definitivos. De esta manera, el niño ya ha cambiado todos los dientes temporales a los 12 años. No obstante, algunos niños presentan un inicio de la caída precoz de los dientes temporales a los 4 años, y otros experimentan un inicio de la caída tardía a los 7 años.

La caída precoz es la que quizás puede acarrear más problemas y en la que se podría necesitar la opinión de un dentista especializado en salud dental infantil, ya que podría haberse producido una caída sin que el diente definitivo esté preparado para salir. En estos casos, se suele solucionar este problema mediante la colocación de una prótesis de plástico para evitar problemas de maloclusión (la alineación irregular de los dientes).

Si los dientes de leche caen por deterioro o un traumatismo, ¿de qué manera afecta a los otros dientes?

Si el niño pierde los dientes de leche por deterioro o traumatismo, esto hará que los dientes permanentes salgan de forma tardía y generalmente torcidos por falta de espacio; es un fenómeno que repercute en el 30% de los casos.

El motivo por el que esto ocurre es porque al haberse caído cuando el definitivo no está preparado para salir, el hueso cicatriza por encima del germen del diente. Cuando está preparado, el diente definitivo tiene que romper todo el hueso que tiene por encima para poder salir. Mientras tanto, el resto de dientes han tenido tiempo para salir en una posición que no les toca, y el maxilar (la mandíbula) no se ha desarrollado de una manera adecuada, por lo que el último diente tiene que salir apiñado.

2. ¿En qué orden se caen?

La mayoría de los niños empiezan a perder sus dientes temporales aproximadamente a los 6 años, cuando los dientes delanteros o incisivos se van aflojando. Entre los 10 y 12 años se produce la caída de los molares (muelas) posteriores.

Dentición niños

Fuente: mouthhealthy

Incisivos (dientes anteriores): son los primeros que se cambian, y el orden en que lo hacen puede variar entre un niño y otro. Generalmente alrededor de los 6 años se caen los centrales inferiores, seguidos de los centrales superiores. Los últimos incisivos en cambiarse suelen ser los laterales superiores, cuyo recambio se produce en torno a los 8 años.

Caninos o colmillos: los inferiores suelen ser los siguientes en cambiarse, sobre los 9 años del niño. Cuando cambian los caninos o colmillos superiores, es habitual que ya se haya cambiado algún premolar.

Premolares: entre los 10 y los 12 años suele ocurrir la caída de los molares de leche. Estos no son sustituidos por otros molares, sino que se cambian por otro tipo diferente de dientes: los premolares.

Molares o muelas: es esencial saber que la salida de los molares no se produce por recambio, ya que no hay ninguna muela de leche que cambiar. Los adultos tenemos más dientes que los niños, y los molares son estos “dientes de más” en los adultos.

El primer molar en salir es el que conocemos como el primer molar, el que se coloca justo detrás de los molares de leche, y suele salir incluso antes de que haya caído ningún diente de leche, entre los 5 y 6 años. El segundo molar definitivo suele aparecer antes de los 14 años. El último molar en salir es el tercer molar o muela del juicio, que se llama así porque aparece en la edad adulta.

3. Cepillado y cuidado de los dientes de leche

Hoy en día se recomienda iniciar la limpieza de la boca antes incluso de la erupción de ningún diente. Lo recomendable es limpiar las encías del bebé a diario con el uso de una gasa. De esta manera se evita que cuando nazca el primer diente la encía se inflame y produzca molestias al bebé.

Una vez ha nacido el primer diente o este empiece a asomar por la encía, es recomendable que los padres empiecen a cepillarlo haciendo movimientos circulares con un cepillo de dientes para bebés por lo menos 2 veces al día. Poco a poco el niño va adquiriendo curiosidad por este hábito, y dejarle jugar con el cepillo dentro de la boca incentiva ese interés.

¿Cuándo enseñar a tu hijo a que se cepille los dientes?

Es esencial que los niños empiecen a adquirir el hábito del cepillado a temprana edad con la ayuda de un adulto. A la edad de 6 o 7 años ya cuentan con la autonomía para cepillarse los dientes solos, aunque siempre es recomendable seguir con tu supervisión hasta asegurarte de que ha adquirido el hábito.

Si bien inculcarles el hábito del cepillado es esencial para su salud dental, también puede ser beneficioso para su salud si poco a poco le ayudas a comprender la importancia de cuidar de sus encías. Puedes conseguirlo incorporando el uso del hilo dental en el cepillado de tu hijo, para evitar posibles problemas de las encías en el futuro.

Además de realizar un correcto cepillado, es recomendable que lleves a tu hijo a una clínica dental para revisiones periódicas. Los dentistas especializados en odontología pueden realizar un control de la salud dental de tu hijo, para detectar posibles problemas o prevenirlos.

Cepillado de dientes en niños pequeños

Para que tu hijo adquiera el hábito del cepillado de manera natural, es muy útil que tu hijo te observe cepillándote los dientes, ya que los niños imitan lo que ven en sus padres.

4. Problemas en la pérdida de dientes temporales

En muchos casos, hay padres que se preocupan porque los dientes temporales tardan demasiado en caer. ¿Es esto un problema grave? En realidad, que los dientes retrasen el recambio es un fenómeno muy habitual.  Sin embargo, también puede deberse a algunas alteraciones que deberían consultarse con un dentista, como es el caso de la agenesia dental.

¿Qué es la agenesia dental?

La agenesia dental o ausencia del diente definitivo se produce porque el germen de este diente no se ha llegado a desarrollar. La agenesia dental no es un problema grave, sin embargo, si se trata de un diente anterior, puede alterar el efecto de mordida de los dientes del niño, al igual que altera el aspecto de su sonrisa. La agenesia de dientes de leche es menos habitual, pero si se produce, la ausencia del diente definitivo es más que segura.

En muchas ocasiones hay antecedentes familiares, por lo que los padres empiezan a sospechar cuando ocurre lo mismo en su hijo. Pero para un diagnóstico seguro, es esencial compartirlo con un dentista, y consultarle cuál es el mejor momento para iniciar el tratamiento para corregir esta alteración.

Otros síntomas en el cambio dental

En algunos casos clínicos de niños se observa que los incisivos inferiores temporales llegan a coincidir con la erupción de los nuevos. ¿Esto es malo para los dientes del niño? No, porque poco a poco la lengua irá empujando los incisivos inferiores temporales, fomentando su caída.

Por último, hay casos en los que un diente definitivo esté tardando demasiado en salir a causa de la ausencia de espacio para los definitivos. En estos casos hay una discrepancia entre el tamaño de los maxilares y el de los dientes. El ortodoncista infantil puede corregir estas discrepancias con aparatos para ayudar al desarrollo de los maxilares, con lo que es conveniente también una consulta.

Ebook

EBOOK

APRENDE A GESTIONAR TU MIEDO AL DENTISTA

Sigue cuidando de tu salud dental sin que el estrés te detenga.

Ebook

EBOOK

Categoría/s: Odontología infantil