Dientes amarillos: causas, tratamientos y prevención

Categoría/s: Estética dental, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34
dientes amarillos

¿Has pensado alguna vez que un tratamiento para blanquear los dientes amarillos es únicamente estético? Es cierto que, en muchas ocasiones, los pacientes llegan a consulta para mejorar la apariencia de sus dientes oscurecidos o amarillentos; no obstante, las causas no siempre son las mismas y es importante saber qué provoca esta tinción del esmalte para poder tratarla y prevenirla.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

¿Qué debes saber sobre los dientes amarillentos?

  1. CAUSAS PRINCIPALES DE LOS DIENTES AMARILLOS.
  2. TRATAMIENTOS PARA LOS DIENTES AMARILLOS.
  3. CONSEJOS PARA PREVENIR EL AMARILLEAMIENTO.

1. ¿Cuáles son las causas principales de los dientes amarillos?

Si bien el color natural de nuestro esmalte no es completamente blanco, podemos atribuir a ciertos hábitos y factores al hecho de que nuestros dientes se vuelvan más amarillos, que oscurezcan varios tonos. Distinguimos entre: 

1.1. Causas extrínsecas del amarilleamiento del esmalte. 

La sonrisa es muy importante, pero debes saber que algunos hábitos hacen que ésta se deteriore. Y no sólo en color, sino también en salud como veremos a continuación con las causas extrínsecas, es decir, los factores externos principales que provocan la tinción del esmalte. 

El tabaco: 

Queremos mencionarlo en primer lugar porque el tabaco, y más concretamente la nicotina, es una de las causas más preocupantes de tinción dental y la aparición de manchas en los dientes. Y con preocupantes queremos decir que los pacientes fumadores tienen, en general, un mayor riesgo de sufrir enfermedades dentales en las que el amarilleamiento de los dientes es el efecto más evidente. 

Ciertos alimentos y bebidas: 

Determinados alimentos y bebidas tienen una alta concentración de pigmentos que pueden afectar a nuestras piezas dentales. Por ejemplo, algunas verduras y frutas de color intenso como la remolacha, las moras, los arándanos, las cerezas, pero también el té (especialmente el negro y el rojo), el café, el vino, algunas especias, la salsa de soja y las bebidas gaseosas y/o azucaradas que no son recomendables por otras muchas razones. 

Además, algunos alimentos ácidos como son ciertas frutas (naranja, limón, lima…), verduras (tomates y derivados) o los vinagres pueden, además, desgastar el esmalte de nuestros dientes, es decir, la primera capa protectora que presentan exponiendo, de esta manera, la segunda capa (la dentina) que también tiene un color más amarillo. 

Una rutina de limpieza deficiente: 

Una higiene dental deficiente, una técnica de cepillado incorrecta, provoca la acumulación de placa bacteriana que, entre otras complicaciones, puede provocar la aparición de un color amarillento en los dientes. Es decir, cuando el sarro comienza a acumularse en la superficie de los dientes sin ser debidamente removido, comienza a adquirir un color amarillo que acaba afectando a la estética de la sonrisa. 

1.2. Causas intrínsecas del amarilleamiento de los dientes. 

Además, de estos factores externos que pueden afectar a la coloración de nuestros dientes, también existen otras causas como: 

El envejecimiento: 

Como todo órgano de nuestro cuerpo, los dientes también envejecen a medida que pasa el tiempo. Su uso genera un desgaste natural, que si bien no supone ningún problema para la salud dentro de la normalidad, puede provocar que el tono del esmalte se oscurezca, se vuelva más amarillo o grisáceo. 

Los golpes: 

Cuando una pieza dental se ve afectada por un golpe considerable, en ocasiones, el nervio también puede llegar a perder vitalidad o incluso llegar a la necrosis. En estos casos de traumatismo dental es posible experimentar el oscurecimiento amarilleamiento de la pieza como consecuencia. 

El bruxismo: 

También conocido como rechinamiento dental, el bruxismo es un problema que puede llegar a afectar gravemente al esmalte y que, incluso puede genera runa calcificación de los conductos del nervio. Este problema puede provocar grietas en el esmalte e incluso amarillearlo.  

Tetraciclinas u otros medicamentos:

Si bien ya no se comercializa, durante los años 60 y 70 existían medicamente como las tetraciclinas que provocaron el oscurecimiento del esmalte dental, llegando a formar líneas horizontes en las piezas dentales. Muchos pacientes que ingirieron estos fármacos en el pasado pueden haber experimentado sus efectos secundarios. 

La genética: 

Como hemos comentado, el tono natural de los dientes no es completamente blanco pero además, es posible que el color del esmalte siempre haya sido más amarillento debido a una cuestión genética. La profundidad del color puede variar y ser para cada persona distinta. 

Enfermedades congénitas: 

De hecho, algunos trastornos que ocurren durante el desarrollo de los dientes, como por ejemplo la dentinogénesis o amelogénesis imperfecta, también afectan al color de las piezas dentales, ya que son efectos hereditarios de la dentina que dan lugar a una estructura anómala de la misma. 

Endodoncias: 

Los tratamientos de conducto o endodoncias consisten en el vaciado de la cavidad pulpar o nervio del diente. Ante esta pérdida de masa puede provocar, con el tiempo, el oscurecimiento del diente, el cual puede adquirir un tono más amarillo o, incluso, azulado. 

2. ¿Cómo se pueden tratar los dientes amarillos?

El oscurecimiento o amarilleamiento del esmalte es un problema totalmente reversible y en Odontología contamos con dos técnicas de estética dental con las que, principalmente, conseguimos blanquear los dientes, siempre teniendo en cuenta un tono natural para la dentadura del paciente, de forma que podamos obtener un resultado armónico. 

2.1. Blanqueamientos dentales. 

Es el tratamiento ideal para aquellos pacientes con una buena salud bucodental, es decir, que no experimentan caries o enfermedades periodontales. Existen varias soluciones de blanqueamiento dental en función de la necesidad del paciente y del grado amarillento en sus piezas dentales: 

Blanqueamiento dental ambulatorio: 

Es el realizado por el paciente en su domicilio, mediante la aplicación de un gel blanqueador adecuado a sus condiciones dentales, generalmente con peróxido de carbamida o peróxido de hidrógeno, y el uso de una férula de aplicación. En este caso la concentración y el tiempo de aplicación puede variar en función de la sensibilidad que experimente el paciente. Se obtienen buenos resultados, pero estos mejoran si el tratamiento lo realiza directamente el profesional. 

Blanqueamiento dental profesional: 

Es el realizado por el especialista en la clínica dental. Es más seguro en tanto se aplica tras haber aislado los tejidos blandos (las encías), especialmente para los pacientes con mayor sensibilidad dental. Las técnicas y materiales usados aseguran un resultado excelentes ya que, además de la aplicación de los agentes blanqueadores (una solución personalizada para adquirir el tono de blanco deseado), estos se activan con la temperatura de luz LED.

Blanqueamiento interno: 

A diferencia de los blanqueamiento dentales externos de los que acabamos de hablar, el blanqueamiento dental interno tiene como objetivo aclara el tono de una pieza dental cuyo nervio se ha visto afectado, como en el caso de las endodoncias. En este tratamiento se aplica una solución blanqueadora en el interior de la pieza y se deja actuar. 

Por otro lado, el especialista en estética dental puede determinar que para mejorar el tono de la pieza o piezas la mejor solución es la aplicación de carilla dentales. 

EL BLANQUEAMIENTO DENTAL ES UNO DE LOS TRATAMIENTO MÁS HABITUALES PARA CORREGIR EL ASPECTO AMARILLO DE LOS DIENTES, MIENTRAS QUE LAS CARILLAS PUEDEN SOLVENTAR, ADEMÁS, OTROS PROBLEMAS DENTALES.

2.2. Carillas dentales estéticas. 

Existen varias razones por las que las carillas dentales son un gran tratamiento estético, y una de ellas es porque permiten conseguir un efecto más blanco en los dientes. Pero con las carillas, además, es posible mejorar la forma, cubrir piezas rotas, cerrar espacios interdentales y corregir la posición de las piezas dentales (siempre que no sea un caso agravado en el que se necesite un tratamiento de ortodoncia). 

En general las carillas dentales tanto sin son de composite como de porcelana, son una solución estética ideal para cubrir pequeñas imperfecciones y anomalías del diente, mejorando no sólo su apariencia, sino también su funcionalidad. Eso sí, cualquiera de las soluciones para conseguir unos dientes más blancos resulta más efectiva cuando tratamos de evitar su aparición o reaparición: 

3. ¿Cómo prevenir o evitar que vuelvan a amarillecerse los dientes? 

3.1. Realizando una buena limpieza dental. 

Para prevenir cualquier tipo de enfermedad dental es fundamental llevar a cabo una correcta higiene bucal. Cepillar los dientes después de cada comida es clave para evitar la acumulación de sarro en nuestros dientes, que también son un factor importante en la tinción de nuestro esmalte. Eso sí, recuerda esperar al menos 15 minutos, especialmente tras ingerir alimentos de carácter más ácido. 

Cabe destacar también la importancia de usar hilo dental u otra herramienta capaz de alcanzar el espacio interdental y, además, complementar esta limpieza con un enjuague bucal, que también puede variar en función de las necesidades personales de cada paciente, razón por la cual es aconsejable consultar cuál puede ser el más conveniente con el especialista. 

3.2. Corrigiendo ciertos hábitos. 

Por otro lado, es recomendable limitar el consumo de los alimentos que pueden teñir tus dientes, incluso en los casos en los que ya se ha realizado un tratamiento de blanqueamiento dental. En estos casos se pueden buscar alternativas a su forma de consumo como, por ejemplo, el uso de pajitas reutilizables en el caso de las bebidas. 

Es importante, además, evitar ciertas prácticas que desgastan el esmalte como son el uso de agua oxigenada o bicarbonato, o bien, el carbono activado para los dientes. Estos productos, al contrario de lo que popularmente se piensa, son demasiado abrasivos y, con el tiempo, van exponiendo nuestra dentina (la segunda capa más amarillenta). 

Para finalizar, queremos volver a mencionar lo perjudicial que es el tabaco que, aparte de sus múltiples efectos nocivos para la salud, es uno de los grandes factores que influyen no sólo en el color de los dientes, sino también en la salud de nuestras encías. 

Ebook

EBOOK

EL TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN ORAL

La solución de problemas bucodentales hasta en los casos más complejos.

Ebook

EBOOK

Categoría/s: Estética dental, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34