¿Es necesario colocar implantes en la zona de las muelas?

Categoría/s: Implantología, Rehabilitación oral, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34
implante-de-muela

Hay personas que, ante la pérdida de una muela no se preocupan en sustituirla porque no se ve. Pero no hacerlo puede ocasionar complicaciones en la anatomía de la boca. La solución es un tratamiento de implante de muela para impedir el deterioro de la salud dental.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

¿POR QUÉ ES FUNDAMENTAL COLOCAR UN IMPLANTE ANTE LA PÉRDIDA DE UNA MUELA?

¿CUÁLES SON RIESGOS DE NO REEMPLAZAR LA PÉRDIDA DE UNA MUELA?
¿PUEDEN DESPLAZARSE OTROS DIENTES CUANDO FALTA UNA MUELA?
EL IMPLANTE EVITA LA APARICIÓN DE INFECCIONES DENTALES
¿SE PUEDE PERDER HUESO ALVEOLAR POR LA MUELA PERDIDA?
¿EN QUÉ CONSISTE EL IMPLANTE DE UNA MUELA?
¿ES POSIBLE COLOCAR UN IMPLANTE DESPUÉS DE MUCHO TIEMPO DE LA PÉRDIDA DE LA MUELA?
¿SE PUEDE PONER UN IMPLANTE CUANDO FALTA HUESO?

1. ¿Cuáles son riesgos de no reemplazar la pérdida de una muela?

Es frecuente que algunas personas, ante la pérdida de una muela no se preocupen en reemplazarla porque no son tan visibles como un diente perdido o, tal vez, por el desconocimiento de las complicaciones que pueden surgir en la boca por la falta de una muela.

Hay varias razones por las cuales es muy importante realizar un implante ante la pérdida de una pieza dental. También, es aconsejable no dejar pasar mucho el tiempo para iniciar el tratamiento de implantología.

La ausencia de una pieza dental puede causar distintas dificultades como problemas en la masticación, enfermedades bucodentales, desplazamientos de otros dientes e, incluso, puede causar pérdidas de otras piezas dentales.

1.1 ¿Pueden desplazarse otros dientes cuando falta una muela?

La pérdida de una muela puede ocasionar inconvenientes y molestias durante los primeros días. A partir de ese momento, comienzan a surgir algunos problemas, como dificultades en la masticación, pueden sentirse molestias en la lengua por el roce de las piezas adyacentes, producirse heridas en las encías y además notarse, en algunos casos, cambios estéticos en el rostro. Pero estas complicaciones pueden ser mayores al cabo de un tiempo si no se tratan.

Ante la pérdida de una pieza dental el resto de los dientes comienzan paulatinamente a desplazarse, en un intento de suplantar a la pieza perdida. Esto modifica a la larga la anatomía dentaria haciendo que la mordida se complique y que la estética de la boca cambie significativamente, sobre todo si hay más de una muela faltante.

Además, la pérdida de una muela puede ocasionar el deterioro de los dientes anteriores porque éstos van a soportar una mayor sobrecarga durante la masticación para suplantar a la pieza faltante.

1.2 El implante evita la aparición de infecciones dentales

El espacio dejado por la muela puede provocar caries y debilitamiento de los dientes adyacentes. Cuando los diente se desplazan aparecen más espacios entre ellos y esto da lugar a que más alimentos queden retenidos entre ellos, generando más placa bacteriana. Así da comienzo a la aparición de caries.

La acumulación de la placa bacteriana también facilita la inflamación de las encías dando lugar a las enfermedades periodontales que pueden acarrear la pérdida de más dientes. Las enfermedades periodontales que no se tratan, en los casos más graves, pueden causar pérdida ósea haciendo peligrar la estructura donde se soportan los dientes. Por ello, es necesario realizar un tratamiento de periodoncia previamente a realizar el implante de la muela.

Con la colocación de implantes dentales se evitan este tipo de complicaciones y la dentadura recobra su funcionalidad.

1.3 ¿Se puede perder hueso alveolar por la muela perdida?

Cuando se pierde una muela, a falta de estimulación del masticado, la zona del hueso maxilar donde estaba ubicada la pieza perdida comienza a reabsorberse con el paso del tiempo y va perdiendo altura y grosor. Durante los primeros tres años el hueso es capaz de perder hasta un 60% de su volumen.

Esta reabsorción del hueso puede afectar a los dientes adyacentes ocasionando que se inclinen provocando cambios en la mordida, o que los dientes se muevan haciendo que se aflojen por falta de sujeción y, como consecuencia, terminan por caerse.

Ebook

EBOOK

EL TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN ORAL

La solución de problemas bucodentales hasta en los casos más complejos.

Ebook

EBOOK

2. ¿En qué consiste el implante de una muela?

El implante dental es una técnica que consiste en reemplazar la pieza dental perdida con una prótesis fija que tiene el mismo aspecto que la muela o el diente natural y que cumple la misma función.

El procedimiento consiste en la colocación de un tornillo de titanio en el hueso maxilar que reemplaza a la raíz del diente. Una vez colocado se implanta sobre él la corona que hará de muela artificial. El implante se realiza con anestesia local.

El resultado es una prótesis dental cómoda y de larga duración, que posee todas las cualidades de aspecto y funcionalidad de una pieza dental normal. Es una técnica alternativa a la colocación de prótesis removibles.

componentes-implantes-dentales

El implante dental es una técnica que consiste en reemplazar la pieza dental perdida con una prótesis fija

3. ¿Es posible colocar un implante después de mucho tiempo de la pérdida de la muela?

Siempre es aconsejable realizar la sustitución de la pieza faltante cuando se produce la pérdida de la muela. Pero cuando por alguna razón no se hubiera hecho, el odontólogo estudiará cada caso y determinará la posibilidad de realizar el implante.

Para verificar si hay suficiente hueso para realizar el implante, el especialista realiza una prueba de imagen para visibilizar el estado del hueso. Realiza también una revisión general de la boca para ver que no haya enfermedades periodontales presentes o caries. Posteriormente, realiza un estudio de la mordida.

3.1 ¿Se puede poner un implante cuando falta hueso alveolar?

Pasado cierto tiempo de la pérdida de la muela se podría dar el caso de que el hueso alveolar se haya reabsorbido y, por ende, no haya suficiente espacio para colocar un implante.

Sobre esta situación el odontólogo valorará las soluciones para revertir la falta de hueso. Dentro de los tratamientos posibles existen dos, el injerto de hueso o la elevación del seno maxilar.

Cuando la pieza dental faltante está en el maxilar superior, el implante puede complicarse un poco más ya que el hueso maxilar superior es más estrecho que el inferior y la pérdida de hueso durante la absorción es mayor. Por eso, puede suceder

Categoría/s: Implantología, Rehabilitación oral, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34