¿La solución para el miedo al dentista es la anestesia?

Categoría/s: Miedo al dentista

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34
miedo-al-dentista-anestesia

Por el miedo al dentista y a la anestesia, muchas personas dejan de acudir a la consulta odontológica y ponen en riesgo su salud dental. Pero es importante saber que las clínicas dentales especializadas emplean distintos tipos de sedación para atender a personas que padecen estrés.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

¿Es posible la sedación en tratamientos dentales para pacientes con miedo al dentista?

1. ¿ES POSIBLE RECURRIR A LA SEDACIÓN ODONTOLÓGICA CUANDO SE TIENEMIEDO AL DENTISTA?
1.1. ¿CÓMO PUEDE AYUDARTE EL DENTISTA CON TU ODONTOFOBIA?
2. ¿QUÉ TIPOS DE ANESTESIA O SEDACIÓN EXISTEN?
2.1. TIPOS DE SEDACIÓN
2.2. TIPOS DE ANESTESIA
3. ¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE LA SEDACIÓN CONSCIENTE Y LA ANESTESIA GENERAL?

1. ¿Cuándo es posible recurrir a la sedación odontológica?

Hay muchísimas personas que tienen un gran miedo al dentista, ya sea por malas experiencias previas, por miedo al dolor que puede causarle el tratamiento, a la anestesia o al instrumental de la consulta odontológica. Varios pueden ser los motivos de la fobia, pero, independientemente de cuál es la causa de ese miedo, es importante tratar de combatir el estrés y visitar al dentista para evitar el deterioro de la salud bucodental.

Y es en estos casos cuando es aconsejable recurrir a la sedación odontológica. De esta manera, el paciente que acude a una clínica dental especializada en tratar a personas con fobia al dentista tendrá la ayuda que necesita para superar el estrés.

1.1. ¿Cómo puede ayudarte el dentista con tu odontofobia?

Los odontólogos especializados en pacientes con odontofobia (fobia al dentista), conocedores del estado de ansiedad que les provoca la consulta al dentista, brindan toda la información sobre los tratamientos para que el paciente se sienta seguro y responden a todas las dudas que puedan surgir.

Están presentes durante todo el transcurso del tratamiento, haciendo el seguimiento del paciente de forma personalizada y ofreciendo las recomendaciones sobre los métodos de anestesia local, general o sedación consciente según los tratamientos que se necesiten realizar.

Ebook

EBOOK

APRENDE A GESTIONAR TU MIEDO AL DENTISTA

Sigue cuidando de tu salud dental sin que el estrés te detenga.

Ebook

EBOOK

2. ¿Qué tipos de anestesia o sedación existen?

Según el nivel de miedo del paciente, existen distintos métodos de anestesia o sedación con distintos niveles de conciencia para conseguir la relajación que el paciente necesita para su caso y tipo de procedimiento dental.

Existen muchas clínicas que utilizan la sedación para procedimientos quirúrgicos de cirugía oral, pero no todas cuentan con herramientas y personal para emplearlas en otros procedimientos no quirúrgico.

2.1. Tipos de sedación

La sedación se lleva a cabo cuando se realiza más de un tratamiento como reconstrucciones, endodoncias y periodoncias. Las técnicas de sedación consciente permiten prevenir cualquier sensación de dolor y ayudan a calmar el estrés del paciente. Es más frecuente su uso en tratamientos quirúrgicos como los implantes dentales.

Hay distintos métodos de sedación:

Sedación mínima. Se induce al paciente a una sedación mínima a través de fármacos que lo relajan, pero está consciente por lo que puede responder a estímulos y saber lo que está ocurriendo.

Sedación inhalatoria consciente. Este método de sedación mínima está indicado tanto para pacientes adultos como para niños. Consiste en la sedación a través de una mascarilla nasal por donde se respira una mezcla de oxígeno y óxido nitroso (conocido como gas de la risa) que relaja al paciente durante el procedimiento. El nivel de sedación es mínimo, por lo que no se pierde la conciencia, pudiendo hablar y comprender lo que informa el odontólogo. Al mismo tiempo, el paciente pierde la sensación de miedo al dolor. Este método se utiliza con más frecuencia en tratamientos de periodoncia o de enfermedades de encías y es ideal para aquellas personas que tienen miedo a la agujas.

Sedación intravenosa. Se administran al paciente fármacos por vía endovenosa que relaja su sistema nervioso central, con el objeto de relajar la función motora y psíquica.

Sedación profunda. En este caso, se administran fármacos que dejan al paciente en un estado mínimo de consciencia, donde no podrá responder a estímulos físicos ni verbales. Es un método menos seguro porque afecta a los reflejos vitales.

Sedación combinada. Se administran conjuntamente fármacos por vía intravenosa y de forma inhalatoria.

2.2. Tipos de anestesia

En el caso de la anestesia, el paciente pierde de forma temporal las sensaciones del tacto y del dolor. La anestesia puede ser local o general:

Anestesia local: La inyección de anestesia se aplica directamente en la zona a tratar dejando los tejidos bucales dormidos temporalmente. Se utiliza para tratamientos de empastes, endodoncias, extracciones o carillas.

Anestesia general: Con este procedimiento el paciente se encuentra totalmente inconsciente. No precisa de otros métodos anestésicos locales. Durante el procedimiento se administran anestésicos con los que el paciente queda en estado de inconsciencia reversible, por lo cual no percibe ningún dolor. La administración de la anestesia precisa de un anestesista encargado de controlar la dosis de fármacos suministrados y el control del estado del paciente durante todo el procedimiento quirúrgico.

En todos los tratamientos se tiene en cuenta el caso particular del paciente para determinar qué método utilizar.

3. ¿Qué diferencia hay entre la sedación consciente y la anestesia general?

La diferencia entre la sedación consciente y la anestesia general está en la respiración del paciente. Durante la sedación el paciente respirara por sí mismo mientras que, en la anestesia general, no. Los fármacos administrados en la anestesia general paralizan el diafragma para suspender la respiración natural.

En todos los tratamientos se tiene en cuenta el caso particular del paciente para determinar qué método utilizar, pero en algunos casos, será necesario realizar una revisión del historial clínico del paciente para analizar posibles riesgos de utilizar una u otra técnica.

La sedación es más amplia en cuanto a las posibles forma de administración, como la inhalación de fármacos o la ingestión de pastillas, y paga conseguir la relajación del paciente, tanto para eliminar el estrés del paciente como el dolor.

Categoría/s: Miedo al dentista

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34