¿A qué se debe la odontofobia o miedo al dentista?

Categoría/s: Miedo al dentista

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34
¿A qué se debe la odontofobia o miedo al dentista?

El estrés por ir al dentista viene derivado por experiencias negativas en el pasado, por el temor a ser juzgado o bien por influencia de otras personas. Este estrés impide normalmente a muchas personas seguir cuidando de su salud dental.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

Situaciones habituales que generan miedo o rechazo al dentista

1. ESTRÉS POR EXPERIMENTAR DOLOR EN UN TRATAMIENTO
2. NÁUSEAS O MAREOS AL VISITAR UNA CLÍNICA DENTAL
3. EL RECHAZO DE UN DENTISTA A TRATAR UN PACIENTE CON ESTRÉS
4. LA INFLUENCIA DE LOS ADULTOS DURANTE LA INFANCIA
5. SENTIR VERGÜENZA POR EL ASPECTO DE LA BOCA

1. Estrés por experimentar dolor en un tratamiento

Si hasta ahora has evitado visitar el dentista por sentir estrés al imaginar que sentirás mucho dolor durante un tratamiento, es una situación que a día de hoy es muy habitual. En 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó que el 15% de la población en España no acude al dentista por sentir un gran estrés a recurrir a un tratamiento dental.

Este miedo a experimentar dolor puede deberse a una experiencia negativa en el pasado. Quizá acudiste a tu dentista para tratar un problema de salud dental, y debido a ciertas circunstancias acabaste sintiendo molestias muy dolorosas durante o tras el tratamiento. De aquí que no quieras volver a experimentar ese dolor otra vez.

O bien hasta ahora no habías experimentado problemas en el dentista, pero al escuchar experiencias dolorosas de tus familiares o amigos te hacen replantearte visitar nuevamente un dentista. No te preocupes: la zona de la boca es un área muy delicada y hay muchas personas que sienten temor a experimentar dolor.

Afortunadamente el campo de la odontología ha realizado grandes avances, de manera que los tratamientos han adaptado nuevas técnicas para evitar que el paciente experimente dolor. Al igual que los odontólogos cuentan con procedimientos especiales para ayudar a los pacientes con estrés para que no experimenten dolor durante o tras el tratamiento.

2. Náuseas o mareos al visitar una clínica dental

Identificar sonidos, olores o colores en relación con personas o experiencias forma parte de nuestro instinto humano. Así que seguramente sabrás identificar el olor que tiene un hospital, o en este caso una clínica dental. Esta identificación del olor, en general, no debería suponer un problema. Al fin y al cabo, las clínicas dentales buscan cumplir con todas las condiciones de higiene imprescindibles para cuidar de tu bienestar, y por ello emplean productos indicados para mantener unas instalaciones bien higienizadas.

Sin embargo, es muy habitual que este olor genere náuseas en algunas personas. Se debe precisamente por relacionar el olor con la clínica y, en consecuencia, con un tratamiento dental. Lo mismo puede ocurrir con los productos que emplean los dentistas durante sus consultas, por ejemplo, el flúor o ciertos productos de pasta dental. Incluso con los pacientes que, con tal de superar su miedo al dentista, quieren recurrir a la sedación, pero antes de siquiera olerlo lo rechazan por temor a sentir mareos.

Otras personas no sienten náuseas como consecuencia de los olores que se generan en una clínica dental, sino más bien tienen un reflejo nauseoso aumentado y muy exagerado ante cualquier elemento externo que se le introduzca en la boca. Algunos pacientes llegan a sentir náuseas incluso al cepillarse los dientes. Estos pacientes tienen serias dificultades para enfrentarse a un tratamiento dental.

Si a ti te ha ocurrido algo así, aparte de ser una situación muy incómoda para tu bienestar, quizá te haya supuesto una situación comprometida con tu dentista, lo que aumenta tu rechazo a regresar a tu clínica dental.

Dentistas que solucionan la fobia dental

En los casos en los que el reflejo nauseoso es severo, tu dentista debe evaluar tu situación y decidir cuál es la mejor solución para ayudarte a recurrir a un tratamiento dental sin estas molestias.

3. El rechazo de un dentista a tratar un paciente con estrés

Hay odontólogos que cuentan con una amplia experiencia en el tratamiento de diversos pacientes, pero en algunas ocasiones no llegan a encontrar la solución adecuada para ayudar al paciente a realizar su tratamiento dental sin estrés. Es por eso que, llegados a un punto, el dentista decide terminar con su intervención en el tratamiento, normalmente cediendo el paciente a otro odontólogo o recomendándole que vaya a otra clínica dental.

Esto no solo implica un problema para continuar cuidando de tu salud dental, también supone una situación muy incómoda que puede dañar tu autoestima. Además de crear una situación de desamparo si no se te remite a un dentista que pueda solucionar tu problema.

No obstante, hoy en día hay dentistas especializados en el tratamiento de pacientes con estrés dental. Especialmente aquellos dentistas que llevan muchos años de experiencia tratando a pacientes con miedo al dentista. Estos odontólogos conocen perfectamente las preocupaciones de los pacientes con esta característica, así que te pueden ayudar a comprender mejor los tratamientos dentales y de qué manera se pueden llevar a cabo sin que supongan un mayor estrés para ti.

4. La influencia de los adultos durante la infancia

También puede darse el caso de que no hayas tenido nunca una mala experiencia en el dentista, pero ese estrés ha crecido dentro de ti por la influencia de tus padres. Es cierto que hasta hace unas décadas el cuidado de la salud bucodental era prácticamente un tema desconocido para muchas personas. Y ese desconocimiento acababa transformándose en fobia al dentista, que se acababa transmitiendo a los más pequeños.

Hoy en día cualquier usuario de internet puede encontrar mucha información acerca de salud bucodental, al igual que los dentistas con más experiencia se implican en explicar más detalladamente el tratamiento para cada paciente.

Si tienes o vas a tener un hijo, es posible evitar esta transmisión del estrés por el dentista. Los dentistas especializados en odontología infantil cuentan con procedimientos para hacer sentir cómodos a los niños pequeños, y hacer de su visita a la clínica dental una experiencia mucho más agradable.

5. Sentir vergüenza por el aspecto de la boca

La principal consecuencia de no acudir con frecuencia al dentista es la falta de solución a problemas dentales que siguen presentes en tu boca. Es por eso que, al ir retrasando tu visita al dentista, estos problemas siguen sin solucionarse, lo que en el futuro puede causar que evolucionen a problemas de salud bucodental severos.

Por ejemplo, las enfermedades de las encías son las más comunes en la población adulta, ya que son indoloros o no se llegan a identificar a simple vista. Con el paso del tiempo la salud de las encías se deteriora, y causa que las encías se retraigan, que los dientes se muevan, entre otros síntomas.

Cuando se acumulan varios problemas como estos en la boca, y se pueden percibir fácilmente a simple vista, es común que las personas se sientan avergonzadas y les preocupa la manera en que un dentista los vaya a juzgar por no haberse tratado estos problemas antes.

Pero esto no debe preocuparte, ya que los odontólogos han tratado a pacientes tanto con leves como con severos problemas dentales, y su objetivo es el mismo para todos ellos: solucionar estos problemas y restaurar el bienestar de los pacientes.

De manera que si te frena visitar el dentista por lo que pueda pensar sobre ti, hay clínicas dentales que cuentan con tratamientos para solucionar más de un problema de salud bucodental para restaurar el bienestar de tu boca al completo.

Ebook

EBOOK

APRENDE A GESTIONAR TU MIEDO AL DENTISTA

Sigue cuidando de tu salud dental sin que el estrés te detenga.

Ebook

EBOOK

Categoría/s: Miedo al dentista

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34