apnea-del-sueño

La falta de sueño debido a los microdespertares durante la noche afecta a mucha gente. Este trastorno conocido como apnea del sueño puede estar provocado por ronquidos intensos o pausas respiratorias que despiertan a paciente reiteradas veces durante el sueño.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

Apnea del sueño, qué es y cuáles son sus tratamientos

1. ¿CÓMO SE PRODUCE LA APNEA DEL SUEÑO?
2. ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL SAHOS?
3. IMPACTO DE LA APNEA DEL SUEÑO EN LA CALIDAD DE VIDA
4. ¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?
5. ¿QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN?

1. ¿Cómo se produce la apnea del sueño?

La apnea del sueño o SAHOS (Síndrome de apnea/hipopnea Obstructiva del Sueño), se produce por la obstrucción de las vías respiratorias superiores de forma parcial o total durante las horas de sueño.

Mientras se duerme, la musculatura de las vías respiratorias se relaja. La mandíbula se retrae, la lengua se ensancha hacia la garganta, las amígdalas se estrechan y, todos estos movimientos en conjunto hacen que se obstaculice la entrada del aire hacia los pulmones.

Estas obstrucciones hacen que el flujo del aire se vea disminuido (hipoapnea) o interrumpido (apnea obstructiva) durante varios segundos, haciendo que la persona se despierte repetidas veces a lo largo de la noche, impidiéndole dormir correctamente.

Ebook

EBOOK

GUÍA PARA EL TRATAMIENTO DE LA APNEA DEL SUEÑO

Todo lo que necesitas saber para evitar ronquidos y otros síntomas del trastorno del sueño.

tratamiento-apnea-sueño
tratamiento-apnea-sueño
Ebook

EBOOK

2. ¿Cuál es el origen y los síntomas del SAHOS?

El SAHOS es un trastorno del sueño que se desarrolla lentamente y de forma progresiva y, por esta razón, los síntomas pueden que no sean reconocidos o se le resten importancia en su etapa leve o moderada. Para identificarlos hay que considerar que existe una diferencia entre los síntomas que se producen durante el día de los que suceden durante la noche.

Durante el día se pueden presentarse varias de estas señales:

  • Cansancio, fatiga crónica, somnolencia diurna
  •  Dolor de cabeza al despertar
  • Cambios de humor, depresión, irritabilidad, apatía
  • Pérdida de memoria, falta de concentración
  • Disminución de la libido
  • Hipertensión

Dentro de los síntomas más característicos de la noche:

  • Ronquidos fuertes
  • Sensación de asfixias
  • Sudoración abundante
  • Congestión nasal
  • Despertares nocturnos evidenciadas por pareja de cama
  • Insomnio, pesadillas
  • Reflujo gastroesofágico, salivación excesiva
  • Necesidad exagerada de beber, levantarse muchas veces a orinar

En general, los hombres mayores de 30 años tienen más predisposición a tener esta patología. En cambio, en las mujeres la incidencia es más baja, y los síntomas pueden aparecer a partir de la postmenopausia.

Pero también existen factores de riesgo que hay que tener en cuenta, y que inciden en una mayor predisposición a desarrollar este síndrome:

  • Obesidad
  • Hipertensión arterial
  • Cuello corto y ancho
  • Arritmias
  • Malformaciones craneofaciales
  • Problemas otorrinolaringológico
  • Disfunción tiroidea
  • Antecedentes familiares del SAHOS
  • Tabaquismo

La ingesta de somníferos, ansiolíticos o alcohol afectan a la relajación de las vías respiratorias, por lo cual, su consumo continuado puede desencadenar o agravar los ronquidos y/o el SAHOS.

insomnio

La falta de sueño puede aumentar el riesgo a sufrir accidentes ya que puede afectar a la concentración y la capacidad de reacción.

3. Impacto de la apnea del sueño en la calidad de vida

La falta de sueño puede influir negativamente en la salud y en la calidad de vida de las personas con apnea.

El SAHOS conlleva al paciente a estar cansado y somnoliento durante el día, pudiendo afectar a su rendimiento laboral, a su concentración y capacidad de reacción aumentando el riesgo a sufrir accidentes. También impacta en las relaciones interpersonales, dado que la convivencia puede perjudicarse debido a que la falta de sueño provoca frecuentes cambios de humor.

Además, cuando la apnea es severa la salud puede verse damnificada a largo plazo, aumentando el riesgo de la aparición de enfermedades como la hipertensión arterial, cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes, etc. Esto se debe a que con cada episodio de SAHOS el corazón y el cerebro pueden experimentar altos niveles de estrés.

4. ¿Cómo se diagnostica?

Para el diagnóstico de la apnea, un neurofisiólogo debe realizar un estudio del sueño que puede realizarse en el hospital o bien en el hogar del paciente. Se utilizan dos técnicas:

Poligrafía respiratoria nocturna: Consiste en monitorizar las variables cardiorrespiratorias durante el sueño. Mientras el paciente duerme, un monitor registra si ronca, si hay caídas de oxigenación o si realiza pausas respiratorias. Este estudio permite realizarse en el hogar con un equipo portátil proporcionado por el especialista.

Polisomnografía: Esta técnica es más precisa que la anterior y requiere realizarse en un centro sanitario durante toda la noche. Además de monitorizar las variables cardiorrespiratorias, registra la actividad cerebral, muscular y los niveles de oxigenación de la sangre mientras el paciente duerme, proporcionando un resultado óptimo sobre la calidad del sueño.

Con estas técnicas se consigue medir el grado de SAHOS que tiene el paciente. Pero, lo esencial del diagnóstico de la apnea del sueño es estudiar cómo es la respiración durante el sueño, midiendo el flujo de la respiración, el ritmo cardíaco, el nivel de oxígeno de la sangre y, por supuesto, la calidad del sueño.

5. ¿Qué tratamientos existen?

Los métodos de tratamiento de la apnea del sueño dependen tanto de la intensidad de los síntomas como el nivel de SAHOS diagnosticado en el paciente.

En general, algunos tratamientos para el SAHOS leve o moderado requieren un cambio en el estilo de vida, como hacer dieta, evitar el consumo de alcohol, somníferos (estos relajan los músculos respiratorios), dejar de fumar, evitar dormir boca arriba, etc. Pero cuando estos métodos no alcanzan para curar el SAHOS, existen métodos más efectivos. En los últimos años se han desarrollado técnicas que buscan mantener las vías respiratorias abiertas durante toda la noche, de manera que no se da posibilidad a la obstrucción de la respiración.

Dentro de los tratamientos más efectivos para la apnea del sueño se encuentra el CPAP, que consiste en un aparato eléctrico con una turbina que impulsa aire a través de una mascarilla que debe llevar colocada el paciente durante toda la noche.

Entre los tratamientos alternativos al CPAP, existen los dispositivos bucales llamados DAM (Dispositivo de Avance Mandibular) que consisten en una prótesis o férula que se inserta en las arcadas dentarias. Estas férulas adelantan la mandíbula, y consecuentemente, evitan que la lengua se retraiga hacia la garganta previniendo la obstrucción de las vías respiratorias mientras el paciente duerme. Existen distintos modelos con distintas características.

El especialista que trate al paciente buscará el método más idóneo para tratar el SAHOS y podrá cambiar el tratamiento por otra opción en caso de no ser efectivo hasta obtener un resultado óptimo.

Categoría/s: Rehabilitación oral

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34