¿Por qué es fundamental el uso de hilo dental?

Categoría/s: Periodoncia, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34
hilo dental

¿Sabías que únicamente el uso de cepillo de dientes es insuficiente para realizar una buena higiene bucodental? La limpieza interdental es también fundamental para mantener la salud de nuestras encías y dientes. Por ello, la seda o hilo dental, o bien, el cepillo o palillo interdental son herramientas imprescindibles junto a tu cepillo convencional, para realizar una correcta limpieza.

Recurso 45 CONTENIDOS

Recurso 52

Todo lo que debes saber sobre la limpieza interdental:

  1. ¿QUÉ TIPO DE ENFERMEDADES BUCALES EVITA EL HILO DENTAL?
  2. HILOS, SEDAS, CEPILLOS Y PALILLOS INTERDENTALES: ¿CUÁL ES MEJOR?
  3. ¿CÓMO REALIZAR UNA CORRECTA HIGIENE INTERDENTAL A DIARIO?

1. ¿Qué tipo de enfermedades bucales evita el hilo dental?

Como hemos comentado al inicio, solo el uso de tu cepillo de dientes es insuficiente para eliminar los restos de comida y evitar la acumulación de placa bacteriana o sarro alrededor de tus dientes y encías que, en general, es el factor principal de la enfermedades bucodentales más relevantes.

De hecho, el cepillo únicamente puede eliminar el 60% de la placa total que se acumula en las piezas dentales. Aunque imprescindible, por sí solo no es completamente efectivo. Por ello, el 40% restante de sarro debe eliminarse mediante el uso de herramientas específicas para la limpieza interdental como el hilo, la seda, un cepillo, o bien, un palillo interdental.

Entonces, ¿qué ocurre si te saltas esta higiene interdental a diario? Que puede comenzar a desarrollar enfermedades bucodentales que no son perceptibles a simple vista como:

1.1. Enfermedades periodontales.

La gingivitis y la periodontitis que afectan a las encías alrededor de las piezas dentales, o bien, la mucositis periimplantaria y periimplantitis que por su lado afectan a las encías alrededor de piezas con implantes dentales, son enfermedades causadas principalmente por la flora bacteriana oral que, además, suelen difíciles de detectar, especialmente porque pueden ser indoloras.

La primera etapa de cualquiera de estas enfermedades periodontales empieza por la acumulación de una placa bacteriana que se alimenta de los azúcares y almidones dejados en nuestra boca y que se endurece formando cálculo dental o sarro. Este biofilm, al cabo del tiempo, es el que deteriora la salud de las encías y puede originar la pérdida de las piezas dentales o el fracaso del implante dental.

1.2. Caries interdental o interproximal.

Por otro lado, la caries, una de las enfermedades dentales más comunes entre la población, también tiene su origen en la acumulación de placa bacteriana en nuestros dientes, a causa de una deficiente higiene dental. Y puesto que la limpieza interdental es la más olvidada, esto puede dar lugar a caries interproximal, es decir, entre los dientes.

La caries interdental se debe a una acumulación de alimentos que provoca el deterioro del esmalte dental y esto debilita al diente, haciéndolo más vulnerable a la enfermedad. Este tipo de caries es especialmente grave porque suele ser más difícil de detectar, debido a su ubicación, y por ello puede empezar a afectar a las piezas dentales adyacentes.

En este caso, los pacientes que deben tener especial cuidado son aquello que llevan ortodoncia fija, puesto que la acumulación de alimentos entre dientes y aparatos suele ser habitual. Por ello, es importante no descuidar la limpieza interdental y considerar cuál es la mejor herramienta según necesidad:

2. Hilos, sedas, cepillos y palillos interdentales: ¿cuál es mejor?

Hoy existe en el mercado una gran variedad de dispositivos que tienen el objetivo de eliminar la placa bacteriana acumulada entre los dientes, allí donde el cepillo dental convencional no puede llegar. De hecho, existen más de los que hemos listado, pero en esta ocasión hemos escogido los más prácticos y asequibles para que no haya excusas que impidan realizar una adecuada limpieza.

Según las necesidades de cada persona se pueden usar una o varias técnicas de higiene interdental. Lo cierto es que ninguna de ellas es mejor o peor, pero sí más o menos adecuada según la alineación de los dientes del paciente, el grado de sensibilidad y sus necesidades particulares. Te lo explicamos con más detalle a continuación para que elijas la mejor opción para ti:

2.1. Hilos dentales.

El hilo dental es un filamento muy delgado destinado a eliminar los restos de alimentos y acumulación de sarro entre los dientes en pacientes con un espacio interdental normal a estrecho. Es el método tradicional de limpieza entre los dientes, razón por la cual es asequible y fácil de encontrar en múltiples superficies.

2.2. Sedas dentales.

La razón principal del uso de seda dental frente a otros dispositivos es que está indicada para personas que tienen muy poco espacio interdental. Además, en ocasiones encontramos sedas que se comercializan con una impregnación de sustancias como la cera (para facilitar el paso entre los dientes), flúor (para evitar la caries) o clorhexidina (para mejorar el estado de las encías).

Hoy, además, se comercializan unos aplicadores que facilitan el uso de seda o hilo dental ¡y de menos cantidad!

2.3. Cepillos interdentales.

Este cepillo reutilizable específico para la limpieza interdental está formado por unos filamentos que sobresalen en forma espiral de su base metálica. Son especialmente útiles para eliminar los restos de comida en pacientes que tienen un especio interdental mayor. Su agarre, especialmente en aquellos con forma de 7, es muy práctico, y también, es posible encontrarlo impregnados en sustancias como la clorhexidina. Además, es una herramienta apta para pacientes con ortodoncia, puentes e implantes.

2.4. Palillos interdentales.

Cuando hablamos de palillos interdentales, no nos referimos a los clásicos palillos de madera, comúnmente usado tras las comidas y que pueden resultar demasiado agresivos para nuestros dientes y encías. Cuando nos referimos a los palillos hablamos de unas herramientas reutilizables de limpieza, similares a los cepillos interdentales, diseñadas de un material plástico y flexible. Su diseño facilita el acceso al espacio entre los dientes más separados.

3. ¿Cómo realizar una correcta higiene interdental a diario?

A la hora de realizar una limpieza interdental, recuerda que el objetivo es no dañar las encías. Por ello, es posible que al inicio, el uso de cualquiera de estas herramientas de limpieza interdental te resulte algo incómodo. Esto es normal, lo único que necesitas es un periodo de adaptación en el que, quizá, necesites cambiar de tipo para encontrar el que mejor se adapta a ti.

3.1. Uso de hilo o seda dental.

Para eliminar los restos de alimentos entre los dientes con la seda o el hilo dental deberás tomar un trozo que te permita enrollarlo ligeramente entre los dedos corazón de cada mano y dejar libres los pulgares para ejercer el movimiento de vaivén una vez introducido entre los dientes. Hay que pasarlos entre cada pieza dental para completar la higiene de tu cepillo.

Recuerda que si usas el aplicador, la cantidad filamento a usar puede ser considerablemente menor. Por otro lado, si llevas ortodoncia fija y prefieres usar hilo o seda, deberás tener en cuenta un paso más, y este es el de pasar el filamento de tu elección por el arco del aparato ortodóncico. Aunque quizá lo más práctico sea el…

3.2. Uso de cepillos o palillos interdentales.

En los espacios más amplios entre los dientes, o bien, para limpiar el arco del aparato es posible usar los mencionados cepillos o palillos interdentales, realizando movimientos de vaivén horizontales para extraer los restos de alimento y placa.

Si necesitas más información sobre la correcta higiene entre dental, para mantener a raya todas las enfermedades bucodentales, en este vídeo lo verás mejor:

De esta forma podrás ahorrar más visitas al dentista, aunque ten siempre presente que las limpiezas profesionales siguen siendo necesarias para eliminar completamente la placa bacteriana. Y es que si bien la limpieza manual en casa es imprescindible, la profesional con la asiduidad recomendada por los higienistas, evitará que desarrolles las enfermedades previamente mencionadas. Y ya sabemos que no hay mejor tratamiento que la prevención.

Categoría/s: Periodoncia, Salud dental

Recurso 33 Recurso 32 Recurso 34